Conmemoración 100 años de la Revolución Rusa

Hasta el 7 de noviembre de este año, la Liga Internacional de los Trabajadores y todas sus secciones en los distintos países, adelantaremos la campaña de conmemoración de los 100 años de la revolución obrera en Rusia de 1917.

Algunos se preguntarán ¿por qué conmemorar un hecho que pasó hace cien años y en un país tan lejano, que poco tiene que ver con nosotros? Quizás otros digan ah! La revolución bolchevique, socialista, ¿pero acaso el socialismo no fracasó? Y seguramente algunas organizaciones de izquierda también la van a conmemorar como un hecho muy interesante, pero que fue parte de la historia y que ya no se repetirá.

Para nosotros su significado es por el contrario de mucha actualidad y queremos reafirmar sus enseñanzas, las enseñanzas de esa primera revolución obrera triunfante, que cambió profundamente el sistema capitalista, y que fue protagonizada por los obreros y obreras de las fábricas, junto con los campesinos pobres y los soldados de base de un ejército poderoso que se rebelaron contra la alta oficialidad. Esa revolución que fue hecha por los de abajo, por aquellos que hoy son considerados simple fuerza de trabajo, ignorantes y atrasados, según la minoría que tiene en sus manos el poder y la riqueza de todo el planeta.

Los empresarios, los dueños de las multinacionales, los corruptos que roban las arcas del estado, sus gobiernos, sus partidos, y también algunas organizaciones que se llaman de izquierda nos dicen que la revolución es una utopía. Que tenemos que seguir soportando y rebuscándonos la vida como podamos porque oportunidades hay muchas.

La realidad nos muestra otra cosa. Hoy lo que vemos son crisis y guerras por todos lados, 60 millones de desplazados por las guerras. La mitad de la población mundial vive en condiciones de pobreza y de miseria. Millones son arrojados a las filas del desempleo, mientras solo una cuarta parte de la fuerza de trabajo tiene un empleo estable. El 75% por ciento vive en condiciones de precarización, con empleos inestables. Todos los derechos conseguidos con la lucha los quieren eliminar, el derecho a la salud, a la educación, a las pensiones. Existen más esclavos hoy, que la esclavitud es ilegal, que en el siglo IX cuando era legal, crecen las mafias de trata de personas con fines de prostitución y trabajos forzados. Se recrudece la violencia contra las mujeres, los negros, los inmigrantes y la comunidad LGBTI.

La depredación del planeta por las grandes multinacionales, con la tala de árboles sin control está convirtiendo en desiertos grandes áreas del planeta, las aguas son contaminadas por la explotación de la minería y el petroleo. Solo en los últimos 40 años se redujo en 52% el total de animales vertebrados del mundo. Nuestro planeta está amenazado por el calentamiento global, que provoca sequías o inundaciones en donde siempre los afectados son los más pobres. Todo este desequilibrio ambiental es provocado por la sobrexplotación anárquica y desbordada de los recursos naturales solo para mantener las altas tasas de ganancia de los poderosos.

El sistema capitalista en que vivimos no da más. Para la LIT-CI, la revolución es una necesidad para la humanidad, un imperativo para superar la crisis global que salta por todos los poros del sistema capitalista. Es una necesidad para los millones de obreros y obreras, para los sectores populares de la periferia de las grandes ciudades, para los obreros del campo y los campesinos pobres, para los millones de trabajadores asalariados, para la clase obrera negra, que ven empeorar cada día su vida y degradar su existencia. Es decir para aquellos que no tienen nada.

¿Querer cambiar de raíz esta realidad es una utopía? Para nosotros es una necesidad imperiosa y somos optimistas. Porque a la vez que vemos este panorama desastroso al que nos conduce el capitalismo, también vemos que crece la lucha contra él. Vemos levantamientos contra dictaduras de décadas en Medio Oriente, vemos la lucha heroica del pueblo palestino, vemos levantamientos de la juventud por el derecho a la educación, vemos huelgas obreras por salarios y empleo, vemos movilizaciones gigantescas contra la violencia hacia las mujeres y los negros, vemos gobiernos en crisis, que son tumbados y reemplazados por otros iguales o peores, vemos cuestionamientos y un enorme descontento con los políticos y los privilegiados, con los corruptos, porque la gente común está empezando a cansarse de la enorme desigualdad social.

Allí está el fermento. Las masas salen a luchar pero necesitan una dirección que las conduzca a buen puerto, que no las traicione.

Por eso para la LIT el año 2017, va a ser un año de una intensa actividad por recuperar las enseñanzas de la primera revolución obrera para ponerlas al servicio de nuestra lucha de hoy. Retomaremos las enseñanzas de la Comuna de Paris -primer ensayo de revolución obrera-, la actualidad de la revolución socialista, las razones de la caída de la URSS y los estados obreros del siglo XX; mostrando cómo no fue el socialismo lo que fracasó sino la dirección burocrática estalinista la que sepultó la revolución y restauró el capitalismo.

En nuestra página web esteremos subiendo, cada semana, un artículo sobre los distintos problemas políticos, económicos sociales, culturales y cómo la dirección bolchevique los resolvió: por ejemplo, cómo era el partido bolchevique, como funcionaba, porqué construyó un partido mundial —la III internacional—, cómo dio la batalla contra los partidos reformistas, cuál fue su programa, qué es el estalinismo, y qué es el trotskismo, cómo se dio el proceso entre la revolución de febrero y la de octubre, cuál fue el papel de los consejos de obreros, campesinos y soldados, cómo funcionó la democracia directa, cómo resolvieron el problema del armamento, qué es el imperialismo, cómo resolvieron el problema de la opresión de la mujer, sus derechos, el trabajo doméstico, la prostitución. Cómo resolvieron el problema de las nacionalidades oprimidas, porqué la revolución logró un desarrollo cultural y artístico fenomenal, como ningún estado capitalista lo ha hecho. Cómo concebían los bolcheviques la participación de los revolucionarios en las elecciones burguesas. En fin desarrollaremos una serie de temas desde el punto de vista de la actualidad de la revolución obrera, socialista e internacional.

Organizaremos en todos los países conferencias, seminarios, actividades de discusión. Todo esto lo queremos compartir no solo con nuestra militancia, queremos que este material sea utilizado en los sindicatos, en los barrios obreros, en las organizaciones populares, juveniles, de mujeres, en las barriadas negras.

Están todos y todas, invitados a que nos acompañen durante todas las actividades de conmemoración de los 100 años de la Revolución Rusa, una revolución actual y necesaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.