Uribe Noguera, El Club el Nogal y la sociopatía institucional

El 9 de diciembre de 2016, en su blog en el eltiempo.com, bajo el título “Uribe Noguera, El Club el Nogal y la sociopatía institucional”, Daniel Emilio Mendoza publicó una nota de análisis sobre el horrible feminicidio cometido por Rafael Uribe Noguera contra la niña Yuliana Samboní el pasado 4 de diciembre. ver http://blogs.eltiempo.com/delator/2016/12/09/uribe-noguera-el-club-el-nogal-y-la-sociopatia-institucional/

En su nota el autor parte del macabro hecho pero intenta ir más allá; buscando profundizar en las condiciones sociales, institucionales y culturales que explican decenas, centenares y miles de hechos más o menos similares que ocurren a diario y a cuya gravedad no nos atrevemos a asignar una escala. El crimen contra Yuliana ha sido uno de las expresiones más bárbaras de las últimas semanas.

Por considerarlo de interés, recomendamos la lectura del artículo. Sólo queremos señalar, desde nuestra concepción programática, que el autor –a pesar de ir bastante lejos– se detiene en el límite que le impone su condición de clase; perteneciente a la burguesía, como él mismo se declara.

Si bien acertadamente señala que en ese proceso social e institucional “El Estado se convierte entonces en un factor institucional que hace de los ricos, deidades convencidas de que a ellas no se les aplican ni la constitución ni la ley, monarcas sudacas del siglo 21, gamonales que ven el país como su feudo y a los pobres como sus siervos, desprovistos de cualquier tipo de derecho. Colombia lleva toda su existencia viviéndolo: la institucionalidad estatal al servicio de la promoción sociopática.” no logra avanzar a esbozar siquiera la solución: Construir una sociedad en la cual la totalidad de la riqueza que se produce colectivamente sea apropiada colectivamente, sin ir a las manos de unos pocos que son, tal como señala el autor, los más grandes sociópatas y hasta la consecuencia lógica de esa conclusión: la construcción de un Estado que no sea instrumento de dominación y opresión de una minoría sobre la gran mayoría de la población sino expresión de esa propiedad colectiva de la riqueza de la sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.