Marchitamiento de la Formación Profesional Integral en el Sena

El Sena fue producto de la lucha obrera colombiana de los años ‘50. La lucha de los trabajadores, por la dignidad de una clase que busca no ser sometida. Se planteaba la necesidad de una entidad estatal descentralizada con financiación autónoma y que formara mano de obra calificada. Esta lucha dio origen al Instituto de Capacitación Obrera (ICO), que posteriormente se convirtió en lo que hoy conocemos como Servicio Nacional de Aprendizaje Sena.

Autor: Fabián (Activista del Sena)

El Sena se ha mantenido con carácter público y gratuito por más de medio siglo, gracias a la lucha, siendo una entidad creada por trabajadores para su misma formación. El Sena no ha sido un regalo del Estado, nació por la necesidad de los trabajadores de formarse. Los hasta entonces obreros empíricos fueron capacitados como mano de obra competente, que se enfrenta a los cambios y necesidades de la producción. Esta lucha ha sido sistemática durante 58 años.

Dese los años ’80 se han combatido un proceso en contra de la institución que se resume en leyes que se han encargado de marchitar y privatizar el Servicio Nacional de Aprendizaje. Desde su nacimiento, en 1957, el Sena se financia con “rentas de destinación específica” que le dan autonomía en su sostenimiento ya que provienen del mismo salario de los trabajadores, con parafiscales del 2% de la nómina. Un 1% corresponde a una disminución que solicitaron los trabajadores de su 5% que hasta entonces designaban de su nómina para subsidio familiar, y el 1% restante, del empleador, algo que se ganó gracias a la presión del movimiento sindical de la época.

Leyes que a la fecha se han encargado de marchitar la formación profesional y privatizar el Sena, sin ver las que están por venir gracias a la formalización de tratados internacionales:

Ley 55 de 1985. “Racionalidad del gasto” donde el Sena entrega hasta un 50% de su presupuesto a programas del gobierno (Ministerio de Educación).

Ley 38 de 1989. “Unidad de caja”. Allí el Sena deja de ejecutar presupuesto (austeridad), el cual se destina al pago de la deuda externa.

Ley 1802 de 1990. Desaparece el Servicio Nacional de Empleo (Senalde) y se fusiona con el Sena, entregando su rol, pero no su presupuesto.

Ley 90 de 1990. se destina otro 50% del presupuesto del Sena a ciencia y tecnología.

Ley 50 de 1990. “Reforma laboral al Código Sustantivo del Trabajo que cambia los factores salariales y exonera algunas empresas del pago de parafiscales.

Decreto 2149 de 1992 (artículo16): privatización del Sena.

Artículo 16. Nuevas vinculaciones. Los empleados públicos y trabajadores oficiales que sean desvinculados del Sena, serán vinculados mediante nuevo contrato de trabajo como resultado de la reestructuración a que se refiere este decreto, y se vinculen a las corporaciones o fundaciones sin ánimo de lucro creadas con participación del Sena, de conformidad con la Ley 29 de 1990 y con los decretos que la desarrollan.

Ley 119 de 1994 (Artículo 49). Recuperación del Sena público y gratuito.

Artículo 49. La formación profesional en el Sena será gratuita en todas sus modalidades.

Ley 223 de 1995. (Artículo 181): “Racionalización tributaria”.

Artículo 181. Aportes al Sena. Las universidades públicas no están obligadas a efectuar aportes al Sena. Las deudas que las universidades públicas hayan adquirido con el Sena, por concepto de dichos aportes, serán compensadas mediante el suministro, por parte de las universidades públicas, de programas de capacitación.

Ley 344 de 1996. “Desarrollo tecnológico”. Se ordena al Sena a destinar un 20% de su presupuesto para dichas actividades.

Ley 789 de 2002: “Nueva Reforma Laboral”. Se desmonta el contrato de aprendizaje y se exonera a las empresas del pago de aportes al Sena

Decreto. 249 de 2004: “Reestructuración del Sena”. Suprime la planta de personal y modifica la estructura organizativa, además autoriza el cobro de la formación.

Compes 081 de 2004. “Tercerización de la formación”. Se celebran convenios y alianzas con instituciones privadas ajenas al Sena (entidades técnicas y tecnológicas de garaje) que ahora ofrecen programas avalados y acreditados por el Sena

Plan Nacional de desarrollo 2009. El curso de un estudiante en formación técnica o tecnológica duraba 3 años, ahora solo dura 1 año con el mismo título, en menor tiempo (con el fin de mostrar cifras, menos tiempo equivale a más estudiantes formados) lo que disminuye la calidad de la formación profesional integral.

Ley 1607 de 2012. “Nueva Reforma Tributaria”. Desmonta las fuentes de financiación del Sena (Parafiscales), da pie a la pérdida de autonomía de la entidad e impone el impuesto CREE, para financiar el Sena y el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar. El presupuesto depende de las utilidades de las empresas y está sujeto a aprobación del congreso.

Proyecto de ley 184 de 2012. “Contrato de aprendizaje”. Modifica el contrato de aprendizaje en la etapa lectiva, recibiendo, el aprendiz, financiación solo en la etapa productiva y pone a competir la educación universitaria con la educación no formal que ofrece el Sena.

Plan Nacional de Desarrollo 2014. “Prosperidad para Todos”. En el Sena no se cuentan estudiantes sino certificaciones, por lo que se aumentan las cifras ya que una persona puede tener hasta 10 certificaciones.

El discurso de quienes dicen que “el Sena no se va a privatizar nunca”, refleja la falta de información sobre estas amenazas que los sindicatos históricos (Sindesena y Sintrasena) y los estudiantes organizados a nivel nacional en (Coes, CJT y Anetsena) han enfrentado.

Estamos ante la necesidad de defender la lucha histórica de una entidad formadora de trabajadores, pública y gratuita. Hay mucho por hacer, por eso invito a vincularse en este proceso que se lleva adelante, a fin de que la lucha en la entidad sea plural y autónoma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.